logs

Quisiera tener la capacidad de colocar en un extremo aislado y frío los aspectos relevantes de mi existencia y en otro, obviamente, en el extremo opuesto, justo al punto en donde nacen los rayos del sol, el tacto.

Y hacer las veces del universo: calentar un poco el torso de la no-existencia, ser de día y de noche, calmar y avivar mareas. Ser.

Atar ambos extremos con un rizo y esperar el único y posible final.

¿Por que todo tiene que ser tan complicado?

Anuncios