psychic kids

Estábamos en la oficina junto con personas que no recuerdo haber visto jamás en mi vida. Se supone que íbamos terminando una especie de simulacro de algo y el punto de reunión era justo a un costado de la puerta de cristal. ¿Te acuerdas que alguna vez platicábamos sobre el concepto de estar dentro o fuera con respecto de la puerta y quedamos que en realidad no existen dos sentidos, sino uno aplicable para dentro y fuera y este sentido es absoluto para cada lado? Pues ahí no aplicaba  por que todos estábamos dentro y al tiempo, fuera.

Pero bueno, de la nada llegó A. y nos indicó que teníamos que desplazarnos al centro de ceremonias por que iba a haber una representación de las estaciones del año y que era vital la asistencia de todos.

De alguna inexplicable razón, al pasar el laberinto de cubículos, se encontraba una extensión de tierra en donde había una especie de tarima al fondo. Todo el suelo desde donde empezaba ese segmento del edificio estaba tapizado de tierra y pasto.

Íbamos juntos pero cuando llegué a la tarima, ya no estabas, así que me senté en el suelo en lo que esperaba la llegada de los demás o de que empezara el evento o de que algo pasara para que el sentido de lo normal se hiciera presente. Entonces empezó la ceremonia y comenzaron a desfilar personas que supuesta mente representaban las estaciones del año. Y estabas tu.

Según esto, eras otoño. Ibas con un vestido azul que quiere ser cobalto pero en algún punto se degrada y no llega a la oscuridad peculiar de ese tono. Llevabas en las manos unas ramas del árbol del ciruelo y caminabas por la tarima, muy cerca de la orilla sin ver a la gente ni al suelo ni a nada, pero ibas con los ojos abiertos.

De repente, A. te dijo que le entregaras las ramas del árbol a quien quisieras y tu me las diste a mi. Te cargué por la cintura fuera de la tarima y nos fuimos de camino a la puerta. Al pasar por la puerta, traté de activar el biométrico para salir (de alguna forma percibí que estaba adentro). Tu ya estabas afuera pero nunca pusiste tu dedo en el dispositivo. El dispositivo no servía y mientras trataba de activarlo, se me cayeron las ramas del árbol y algunas de estas, sin mas, llegaron afuera. Trate de recogerlas pero yo no podía cruzar el límite de adentro y afuera. Tu si podías y las ramas que me diste también.

Y desperté.

¿Así como va lo interpreto o trato de darle significado diferente a lo obvio? No sabes como detesto los sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s