Punto y aparte

No nos veremos mas. Lo que era para nosotros lo hemos hecho y lo sabes. Creeme, lo hemos hecho para siempre. Preserva tu vida resguardada de mi. Y no dudes ni un instante, si fuese útil para tu felicidad, en olvidar a este hombre que ahora te dice, sin añoranza, adiós. (Lean Seda de Alessandro Baricco, está padre)

 

 

2011:

Ni siquiera inicio con un ‘querido’ por que siendo sinceros, no te quiero y no voy a quererte jamás.

Quiero que sepas lo que fuiste: fuiste la secuela del término del 2010, una constante tortura de principio a fin. Calma, no te reclamo. Al final de cuentas fuiste lo que quise y permití que fueras, lo que no cambie.

Pero sobre todo, creo que fuiste el año en el que aprendí mas cosas que pretendo aplicar, por lo que, aunque sea con desprecio, siempre te voy a recordar.

Aprendí que debo dosificar mis afectos porque a veces se da poco a quien debe recibir mas y se satura a quien solo quiere ciertas cantidades. Todo el cariño que se destina a una persona y no es recibido se pudre, se convierte en una carga que punza y que destroza lentamente con una enorme sonrisa.

Aprendí que a pesar de que quiera estar con mis cercanos, a veces no es completamente posible y que, por el contrario, por mas que trate de evitar a las personas que no me agradan, pareciera que estarán ahí para recordarme la razón por las cuales no les tolero. Es triste por que he dejado de ver a personas queridas por esa situación, pero eso también me  hizo aprender algo …

Aprendí que puedo decidir con quien y cuando estar y que si mi entorno no respeta esa decisión, entonces estoy en el lugar equivocado y con las personas equivocadas. He estado haciendo todo para los demás y hasta hoy, me he olvidado por completo de mi.

Aprendí que hay gente de quien esperaba mucho y no recibí absolutamente nada y que de quienes no tenia expectativas positivas, terminé repleto de detalles. Eso es bueno por que me hace reconsiderar mis jerarquías y abrir los ojos para enfocar en todas direcciones, no sólo en un punto.

Aprendí que puedo llamar a todo el mundo como mi ‘amigo’ y decirles cada minuto lo mucho que los aprecio sin que sea completamente sincero. Esos sentimientos se demuestran, el repetirlos de palabra una y otra vez te hacen condescendiente y te comprometen a tratar de hacerlo aunque no lo sientas.

Me hubiera gustado que me enseñaras a dejar ir, a decir adiós, a dejar de vivir de la forma que adopté para pertenecer y que sencillamente no es lo que soy ni lo que creo. Pero me hiciste darme cuenta que debo aprender eso y que será lo primero que haga tan pronto te hayas ido. Y sobre todo, que eso no va a enseñarmelo ningún año ni ningún día ni ninguna persona, depende de mi tomarlo y hacerlo mio.

Estaría mal si te culpara de todo por que es cierto que no supe aprovechar el tiempo que duraste y mi actitud fue completamente a favor del fracaso.

No conocí a muchas personas que me hubiera gustado conocer, comencé a desvanecer lazos con gente importante para mi, incluso borre definitivamente de mi vida a algunas otras que, es preferible que sigan sus caminos lejos de mi.

No voy a negarlo, tuviste cosas buenas, momentos bonitos, pero fueron los menos.

Pero no quiero abrumarte. No te guardo rencor ni maldigo el momento en que llegaste. Gracias por lo que aprendí contigo, de verdad, te agradezco mucho.

Sólo vete, ándale! Sacate a chingar a tu madre de una buena vez. Al parecer fuiste muy bueno para muchas personas y eso es importante, quedate con eso y ya. 🙂

 

b

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s