casi casi-fin

el era de esas bestias que les gustan los madrazos.

no entiende a palabras ni a hechos demostrables, sino a madrazos.

la primera vez que golpeo un rostro carecía de conciencia y lo primero que hizo despues de molerle el hocico fue llevarse el zafiro a la boca y saborear, literal, la victoria.

no era violencia, sino modo de confirmar de que por mas que se intente, sea desde la cavidad del subconciente o desde el ataque del exterior, el iba a ser fan de los madrazos.

excepto de los que hacen que no metas las manos.

como ves que el madrazo que diste fue certero si ni siquiera mueves un dedo?

como saben que te partieron la madre si no sangras?

asi tendrá que entenderlo, con una pinche bola de madrazos, por que de otro modo puede que perciba la realidad en aumento, sobre texto y deshilado de ideas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s