conversaba un poco con una de mis tías mientras afuera, la noche empezaba a dejarse caer sin mesura.

que bueno escucharte hablar así —decía. suenas a todo un hombre.

ja! —tomé mi portafolios del suelo, mi chamarra que estaba al lado de mi portafolio y me dirigí a las escaleras con pasos firmes y largos. quizá nunca me escuchaste o debiera darte un diccionario de definiciones — le dije mientras le mostraba los dientes en una sonrisa que de tener filo, le hubiera partido el alma en dos partes.

los hombres dicen más pendejadas que los niños y que los niños borrachos.

y yo sigo cometiendo el error de conversar y de tratar de expresarme.

CUIDADO! NO LO HAGA EN CASA, Y MENOS BAJO LA SUPERVISION DE UN ADULTO.

bleh

Anuncios

Un comentario en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s