blue is still blue

ja! así o mas pirata.

me es completamente indiferente.

hace mas de un mes que dejé aquí un escrito como parte de mi compromiso de blogger y estaba entre mis planes no regresar hasta tener algo bueno.

para que ilusionarlo, estimado lector, no tengo nada bueno que contar.
y dentro de mi plan (mas reciente que el anteriormente mencionado) estaba regresar al final del año con una entrada emotiva en donde diera mis impresiones del año y lo que esperaba del venidero.
pero creo que no me será posible esperar mas.

este año que está por terminar esta siendo la prueba mas clara que los puntos de inflexión existen y pueden materializarse en el transcurso del tiempo, mas específicamente en tiempo vivido.
todo comenzó bien, demasiado tranquilo y prometedor.
a mitad del camino todo era perfecto, al punto de tocar el cielo y ver todo con ojos de felicidad tentativa (o lo más cercano a la felicidad) y de repente, la curva del destino encontró su limite y de no tratar de frenarlo hoy, por ejemplo, no me sorprendería de que para el final de este ciclo me encuentre tocando fondo.

hoy me siento raro, incompatible, decepcionado, aturdido, cansado y con una sensación de vacio que, de pensarlo friamente, me hiere de una forma que no puedo disfrutar.

hoy siento que quizá soy el principio de varias situaciones poco agradables o desencadenante de situaciones que lastiman a la gente que está a mi alrededor y por ende, a mi mismo.

hoy puedo decir, sin temor a equivocarme o pretender que fue el destino el que quiso que así fuera, que por motivos que desconozco perdí a tres personas que considero importantes (aun lo hago, son muy importantes) y no tengo la certeza de que en realidad yo haya ocasionado todo.
el hecho de que sean tres personas me da pauta a pensar que soy el problema.

y hoy decidí también que no necesito sentirme así.
no quiero hacer daño (sea cual sea la forma en que lo logro) ni dañarme a mi mismo.
por mi, hoy todo se puede ir directo a la chingada, que yo seguiré mi camino solo.

y duele mucho, no por el dolor, sino por la decepción y por el cariño que se genera y después no tiene en donde depositarse.

vayan con su dios y sean felices, de corazón.

Anuncios