Dos perros, Lennon y Morrison

…Historia del que buscaba mi muerte y del que protegia mi vida…

Era un chamaco de esos que no se estan quietos ni aun encima de las amenazas de un cinturón de cuero, de esos que prefieren el dolor corporeo de los raspones, descalabradas, torceduras y quebraduras a dejar de hacer lo que quieren aunque signifique que ponen en riesgo su integridad; era un niño desmadre.

Recien habia llegado a vivir en casa de mi abuela, cuando mi conducta cambio repentinamente gracias a los animales. Mi abuela, a modo de sostener sus gastos o más bien de no quedarse sin hacer nada, criaba cerdos, borregos y conejos. Que mas podia pedir un niño de 3 años sino ver animales, jugar a corretearlos y descubrir la cara natural del hombre que se oculta conforme comenzamos a crecer.

Además, habia dos perros. Dos cachorros un poquito crecidos de pitbull. Uno de mis tios los compro cuando andaba en el viaje y solia salir a la calle con ambos, uno en cada mano. Uno era Morrison y el otro Lennon [yo no sabia quienes eran estos personajes ni lo prominentes que serian sus nombres en mi presente y lo que me haran hacer en el futuro]

Yo veia a Morrison y a Lennon como una figura de la sociedad y de la gente, porque eran equilibrio. Lennon era violento, furioso, capaz de morder la propia mano de su dueño porque este, en uno de sus caminares, lo habia hecho probar sangre en batallas callejeras.

Morrison era todo paz, luz y vibra positiva. Se dejaba acariciar por cualquier persona y muchas veces me quede dormido sobre su cuerpo, cansado de correr tras de el y ni se movia con tal de que mi sueño fuera mas largo.

Todo cambio un dia que regresaba del kinder con mi madre. Mi hermana era un bebe y yo un desmadre de 4 años. Corria por el callejon para entrar a la casa cuando Lennon salio corriendo a mi encuentro. Todo parecia normal cuando vi que babeaba y corria como loco y con furia. Me asuste y corri en direccion de mi madre, Lennon queria saciar su sed de sangre conmigo y cuando pense que eso sucederia, mi tio, el que los adquirio, me cargo y el recibio una mordida en el pie derecho.

De ahi se fue al médico y no paso nada fuera de lo normal, solo vacunas proque Lennon solia pelear en las calles.

Yo ya no me acercaba a los perros y escuchar un ladrido me producia pavor. Y acabo el dia que Morrison mato a Lennon. Ese dia aprendi dos cosas. La primera, que todos los animales tienen una fiera encerrada dentro de si mismos, y la segunda, que los hombres somos como los animales.

Saludos azules

Anuncios

Un comentario en “Dos perros, Lennon y Morrison

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s