Decir adios es…

…Palabra triste de sentido incierto utilizada cuando el tiempo falta y lo que se vive deja de ser eso, para convertirse en un recuerdo, o un olvido, según sea el caso…

El pasado viernes, despues de un largo y doloroso mes, entre aparatos metálicos, dolorosas rutinas, hombres hinchados de músculos y mujeres con cuerpos que quizas nunca deban ser tocados gracias a la perfección de los mismos, entre sudores y música electronica, todo acabó.

Acabó mi permiso de uso del inmueble (el gym), mis vacaciones, mis labores, mis tardes hundidas entre sábanas azules y ungüento para desinflamar el cuerpo entero.

Habia pensado muchas cosas, nadie merecía una buena despedida y un “hasta luego” cordial, bueno, solo mi instructor, pero paso lo de siempre.

Desde que recuerdo, nunca me he despedido. Lo digo en el sentido de decir adios a una persona aun teniendo la certeza de que esa será, muy probablemente, la ultima vez que le vea por razones totalmente ajenas a mi o al entorno de aquel entonces tan lejano.

Y nunca lo he hecho porque creo que no vale la pena. No vale la pena porque de nada servirán mis esfuerzos y mi empeño en demostrar con palabras trilladas y enredando el sentido real del mensaje, que me voy y que jamas nos volveremos a ver.

Y no me puso pensativo el hecho de que ese día, en medio de una tarde lluviosa, entre los helados vientos y el choque crispante del metal de las pesas cayendo en el suelo muy apenas cubierto por una alfombra de un azul tan pálido como mi piel, no haya referido a nadie la mas minima palabra ni el saludo cotidiano de despedida.

No le dije nada a Mauricio, mi entrenador, quien me ofreció su amistad y compartió mis gustos musicales. No le dije nada a Mariano, mi compañero de entrenamiento en los días en que trabajábamos las piernas y de quien recibí la gran mayoría de los ánimos.

Lo único que salio de mi boca ese día fue dirigido para la máquina que trabaja el músculo femoral y las palabras justas fueron:

-Que feliz me siento de no volver a verte, maldita máquina hija de robotina!

Y nada más. Decir adios, por tanto, es simplemente perder el tiempo, ahondar una esperanza y mostrar la debilidad del hombre por sobre la fortaleza del poder mental.

Saludos azules

PS. Lo sé, muchos estarán en contra de mi particular visión de las despedidas, pero hay veces en que es mejor ocultar las entrañas. como lo hago tan a menudo.

Anuncios

4 comentarios en “Decir adios es…

  1. que forma tan sutil de decir adios y tan alegre me gusta… y hay que recordar que “”” todo cambia como la canción “””…cambia todo cambia…y que sea para ser mejor siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s