De barbas y hombres ilustres

…Mirándote al espejo, juraríaaa, que no te has bañado en más de un meees…

Hoy, como parte de mi nueva personalidad de filósofo existencialista y materialista, voy a tratar de debatir con ustedes, un tema que me tiene muy intrigado desde que era un peque de 10 años. En ese tiempo, mi rostro dejo de ser suave y terso como las nalgas de un bebe para volverse áspero y rudo como las pezuñas de un camello.

Obviamente yo me sentía feliz, porque era como el encuadre de que la niñez estaba largándose de mi camino amarillo y la adolescencia empezaría a volver pedregoso mi andar, hasta convertirlo en una terracería de adulto; pero hoy en día, a mas de 10 años de que el primer vello facial brotó cual espiga de trigo sobre mi rostro, no entiendo del todo el hecho social de.

Porque, si bien es claro que dicha característica del hombre que fue perdiendo con el tiempo tiene su fundamentacion en la producción de testosterona por parte del cerebro y la irrigación al rostro por medio del mecanismo de enfriamiento natural (la sudoración), no veo porque la sociedad ha marcado tan friamente aquel sello distintivo del pasado, de nuestra naturaleza propia como humanos.

Que quiero decir con esto?

Es simple. Basta mirar el rostro de alguna chica cuando acerca su mejilla a tu rostro envuelto de vello como si fuese un azotador (especie de gusano que se ve adornado por una especie de vellos o espinas, algunas especies venenosas) y la vibración de sus cuerpos cuando el desliz de rostros se lleva a cabo. Para mi ha sido molesto e incómodo porque aunque a mi me agrade usar barba, muchas veces tengo que evitar mi gusto de apariencia personal para no resultar incomodo, descortes y hasta fuera de grupo con la gente que me rodea, lo que me lleva a pensar que estoy desde una rara perspectiva, discriminado y limitado a mi condición natural.

Por lo que, las preguntas quedan al aire: Cuando fue que se volvió tan importante la apariencia o un estereotipo de lo correcto sobre como lucir? Porque sigue vigente esa forma de pensar? Quien decide que se puede combatir contra el flujo natural del desarrollo?

No se, yo he estado gastando tiempo pensando en eso, espero alguien más pueda opinar.

El que tenga mente (y tiempo), que piense…

Saludos azules

PS. He escuchado muchas canciones que no tienen nada que ver con su titulo, este post no será la excepción, el titulo dice “De barbas y hombres ilustres” y nunca se hablo de hombres ilustres, por lo que me limitaré a mencionarlo en forma de nota a continuación:

HOMBRES ILUSTRES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s