Un pequeño cuento erótico

…El código PCM del erotismo es 1 0100011100101101010, contando el bit de signo…

Era un día de clases convencional en el resguardo denominado ahora 6CV1 del gallardo y amorfo batallón de ingenieros.
No recuerdo bien si era un martes o un miércoles, es patético pensar que el flujo de un día se defina por un horario de clases, pero así es. Los martes y los miércoles tenemos las mismas clases a la misma hora, aunque lo único que hace la diferencia es que el martes, sale Dr. House y claro, el miércoles ya siento el peso de los días anteriores de clases.

Estaba con mis compañeros recluido en el salón de clases, y mas en específico con mis amigos, en la parte izquierda y hasta atrás del salón. Somos un grupo de amigos extraños. Imagine la conjunción de un chico mitad araña, mitad de mitad delfín y mitad de mitad humano, otro que pretende ser el padre del sayayin de clase media mas poderoso, aún que el príncipe de ellos, otro que cree que es vampiro bebedor de agua y un chico peludo y azul. Claro, todo lo anterior a juzgar por sus nicks.

Lo importante es que estábamos charlando de cualquier cosa, cayendo en vulgaridades y obscenidades propias de chicos de secundaria y todos excepto el desafortunado y de muy fina estampa chico azul, estaban en sus laptops entregados a una actividad especifica. Uno al Messenger, otro a la lectura de sus feeds y otro sumergido en la tarea que tenia que entregar para la clase de las 8:30 Pm, acerca del CMMI.
El chico azul se tronaba los dedos y miraba a su alrededor, cuando llego el Prof. Velázquez.
Además de nuestro grupito peculiar, los demás compañeros estaban dando vueltas alrededor del salón, con una conducta no mas madura que la nuestra, mientras otros mas estaban realizando diversas cosas sobre sus mesas de trabajo, desde revisar los apuntes para no perder el hilo de la clase hasta ver muestras densas de actos sexuales capturados en video.

El Prof. Velázquez con su sencillo pero entretenido sentido del humor, entró saludando y acercándose a los subgrupos dentro del salón.
Obviamente la música electrónica que se mezclaba con música pop y las muy jocosas letras del grupo Marrano (apto para mentes abiertas XD) pararon en un instante, al mismo tiempo que la reproducción de aquellas cátedras del sexo y conversaciones mas que soeces.

Todos, excepto el grupo en donde estaba ubicado, dejaron de hacer lo que estaban haciendo para iniciar la clase.
Por esa razón, el Prof. Velázquez se acercó a nuestra mesa y viendo que aun teniendo su presencia al lado, dejaban de hacer lo que estaban haciendo.
Fue cuando comenzó todo.

Prof.: Muchachos, los veo muy interesados en sus cosas. Que andan haciendo?

El joven vampiro y el chico mezcla rara animal-vegetal abrieron ventanas de búsqueda en la red y con un habilísimo uso de las teclas Atl+Tab, podían mostrar que buscaban algo importante mientras se dedicaban a lo suyo. El Prof., dirigiéndose a Bardok, siguió.

Prof.: Y tu que haces Jiménez?
Blue: (Con el tono mas sarcástico y burlón que poseo) Ese chavo esta escribiendo relatos eróticos para su blog.
Bardok: Eso de los blogs es para maricones.
Prof.: Relatos eróticos? Haber…

Se acerco por detrás de la máquina y mientras su rostro quedaba cada segundo mas cerca del rostro de Bardok, un letal acercamiento entre los labios de ambos heló la sangre de los pupilos …(Jajajaja, eso que acaba de leer no paso, sigua leyendo)

El profesor comenzó a leer por encima del hombro de Bardok y en un chispazo de creatividad y de humor simple, comenzó a narrar lo que supuestamente leía:

Prof.: “Era de noche. Un viento helado fundía nuestras pieles, aunque ambos ardíamos por dentro. Una luz tenue, casi inexistente, iluminaba mi rostro. Y era incapaz de ver el tuyo. Comenzaste a acercarte a mi cuerpo de forma peligrosa y cuando menos lo esperaba, en el mismo tiempo en que mis sensaciones y emociones se perdían en el ambiente, comenzaste a chupar y chupar de forma salvaje, de forma brutal, hasta que quedaste lleno de aquel liquido de vida, derramándose en tu boca.
Y hoy te espero de nuevo, en las mismas condiciones y juro, lo juro por Dios … QUE AHORA SI TE MATO MALDITO MOSQUITO”

Si, todos reíamos de forma nerviosa e irónica porque suponíamos algo por el estilo, pero parecía que la intención inicial era la perversión.

Prof.: No sean mal pensados jóvenes. En que nos quedamos la clase pasada?

Un gesto de abucheo se hizo presente por todo el salón y así comenzó la clase.
Y tal como lo dijera el Prof. Valles en una de sus clases de ecuaciones diferenciales, “La vida es una ecuación diferencial, porque está en función del tiempo”, yo digo que “La modulación digital está ligada totalmente al erotismo” y “Tratar de ser ingeniero no es una vocación ni una obligación, es un estilo de vida”

Saludos azules

Anuncios

5 comentarios en “Un pequeño cuento erótico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s