Ritos nupciales.

…Si alguien conoce algún impedimento para que esta entrada se publique, que lo diga ahora o que lea para siempre…

Casarse esta en chino hoy en día, y más si se pertenece a una familia de tradiciones. Hace algunos días recién se caso el primo de mi madre (no se en realidad el parentesco que tenga con el ni el tipo de linealidad ni el grado, me da un poquito de flojera eso del parentesco legal) y mi núcleo familiar fue invitado porque además de todo, mis padres fueron padrinos quien sabe de que payasada.

Todo parecía ir normal, una ceremonia religiosa y emotiva, un traslado al vecindario en que viven las recién casados, pues decidieron organizar la fiesta en la calle con los vecinos que ofrecen una convivencia muy agradable y allí fue donde comenzó lo extraño.

El primer punto en que estoy en desacuerdo con una boda es el gasto excesivo, enfermizo y despilfarrado de los recursos monetarios. Mi familia en general es clase media y pude observar que gastaron más de lo que podían pagar.
Que un grupo de marimba para amenizar la comida (que mas que amenizar me recordaron al profe de análisis de señales, chistes simples, lógicos, conocidos y por ende molestos), el clásico mariachi para entonar las bebidas (me agrada la música del mariachi, pero me disgusta la ingesta de alcohol para sentirse en ambiente), el conjunto norteño para comenzar a soltar el cuerpo y antes de que el conjunto se fuera, muchos chavos montando el sonido para amanecer al día siguiente bailando (con lo que me agrada bailar y lo bien que lo hago 0.0u).

Pero aun no empezaba lo “bueno”.
Las mujeres de la casa estaban muy entretenidas, mientras que mi padre y yo parecíamos un par de cactus sembrados en medio de la pista improvisada de baile.
Cada cinco minutos le preguntaba a mi madre a que hora nos iríamos de ese lugar a lo que me respondía que fuera a ocuparme en algo porque aun faltaba mucho tiempo para eso.
De repente, se fueron los norteños y terminaron de montar el sonido, haciendo las pruebas de micrófonos, sonido, buffers, luces, proyectores y todas aquellas cosas que hacen de sus fiestas una ocasión inolvidable (0.0u).
Pidieron la presencia de los novios quienes abrieron la pista con su típico vals de enamorados y en cuanto terminaron, comenzó una música muy parecida a un huapango o algún son autóctono.
Toda la gente se paró y empezaron a hacer un tipo de fila entre gritos, risas y bailes sumamente graciosos.
Salió un tipo de la casa con una canasta tipo taquero en bicicleta llena de dulces y sin decir agua va, los arrojó como proyectiles.
Yo me cubrí de aquellas balas de paletas, chicles y dulces con mi hermana mientras empezaron a caer los primeros en la batalla, unos con tremendos moretones en la frente, con la nariz sangrando o tratando de aliviar el dolor de la cabeza con suaves caricias.

Y después de eso, mientras se recuperaban todos de la golpiza, cambiaron de canción por una todavía mas cómica que se llamaba “El guajolote” y pasó lo que no creí ver jamás.
El novio, con un guajolote disfrazado de desposado puesto sobre la cabeza, comenzó una fila de nuevo y empezó a rodear todo el lugar de la fiesta, mientras que los padrinos llevaban de igual manera cazuelas de comida, paquetes de refresco, cartones de cerveza, botellas de tequila y vino, canastas de tortillas y todo lo que se sirvió para el festín.

Ya después vino lo mas conocido, el baile de “A la víbora de la mar”, aventar al novio por los aires, el lanzamiento del ramo y todos aquellos ritos que según me decía mi abuela, tenían un significado muy profundo, que lástima que nunca me dijo los significados.

Y según mi padre, todavía faltó el “Baile de las enchiladas” que se festeja un día después de la boda en donde todos salen de la casa de la novia con una charola gigante de enchiladas y jarros de pulque con dirección a la casa del novio, en donde se celebra una segunda fiesta.

En fin, fue un día más que raro en donde aprendí algo bien sencillo.
El día en que me case, lo haré a escondidas y basado en algún rito prehispánico, no me agradaría verme envuelto en todas aquellas cosas que llaman tradiciones pero que para mi gusto son simples actos de arlequines para los invitados.

Saludos azules.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s