Cruzaderas.

…Descubriendo el génesis…

Desde el inicio de los tiempos, cuando todo era caldo y bacterias, caldo y algas, un plan maquiavélico se fraguaba en pro de los días en que vivimos y los que vivirán nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. El punto era evolución, tal y como lo descubriera Darwin.
Pero, aunque parezca increíble, hay una teoría descartada de la evolución que sale de los postulados de Darwin. El contemplo la evolución como signo de superación, de mejora y por supuesto de sobrevivencia del más fuerte.
Pero a pesar de todo, la raza débil, la raza no apta y sin las características evolutivas necesarias para una generación de seres superiores a sus ancestros aporto su gen débil para poder crear al siguiente eslabón de la cadena.
A donde quiero llegar con esto?

Es muy simple.
Supuestamente somos parte de un proceso de generación del hombre perfecto (o me gusta pensarlo de esa manera) y, por ende, hemos borrado a lo largo de las generaciones los caracteres identificables de los ancestros.
Se dice que somos parte de la evolución cerebral, por principio de cuentas, del mono y esto se ve reflejado en las características entre ambas especies.

Hoy tengo que decir la verdad.
Ese cuento fantasioso de que un mono listo se quedo calvo y se puso un traje con corbata y zapatos de charol para conquistar el terreno habitado es una vil falacia.
En realidad, se ha manejado a modo de fantasía la verdad absoluta del origen.
Todas aquellas historias que haya escuchado sobre hobbits, sátiros, druidas, gnomos, enanos, magos, duendes, trolls, zombis, muertos vivientes, elfos nocturnos, elfos del bosque, brujos, sombras, minotauros, centauros, anfibios humanoides, gigantes, ciclopes, gorgónas, vampiros, licántropos, ángeles, demonios y todas aquellas razas que haya olvidado son ciertas, son el origen claro de la raza humana, que mas que evolucionar se encapsula en debilidad extrema.

Pondré el ejemplo conmigo para que después descubra la verdad sobre si mismo.
Por principio de cuentas, la estructura corporal básica que me compone es la cruza perfecta entre gnomo y licántropo (trate de imaginar el nacimiento de esta creatura, una bolsa a modo de crisálida enterrada en el lodo que eclosiona a la luz de la luna entre aullidos).
Aquí se combinan las características de las especies. Los gnomos, pequeñas bestias trabajadoras, orgullosas y gruñonas, expertas en el uso de armas cortas como hachas. Los licántropos, seres que son capaces de ocultar su real apariencia en la luz del día, consumidores de carne para regenerar su juventud y su inmortalidad, veloces y sigilosos, tenebrosos a mas no poder.
Luego, de la creatura que nombraremos con la etiqueta “A”, la cruzamos con un druida, mago naturalista experto en hechizos animales endémico de la zona nórdica, mágica y misteriosa.
El nacimiento se conserva de modo similar, solo que el escenario cambia a una fosa lodosa en el centro de un nido de hongos fluorescentes.
La creatura resultante empieza a perder un poco la baja estatura y las proporciones curiosas de los gnomos, pues prevalecen dos estructuras humanoides base.
Nuestra creatura que tendrá la etiqueta “B” además de ser experta en armas cortas y tener la habilidad de explotar su potencial sobre la luna y su noche, es dueña de una amplia gamma de hechizos y conocimientos de la naturaleza, pudiendo cambiar su forma básica a la de un oso del bosque o un cuervo, además de hechizos benéficos a su salud.
Cabe señalar que perdió su inmortalidad debido a que prevalece la mortalidad del gnomo y del druida.

La creatura con etiqueta “B” se cruzo por final de cuentas con un elfo de luna. Su nacimiento ahora deja de ser en forma de crisálida dentro de una fosa de lodo cercada por pequeños hongos fluorescentes. Ahora en un cerco de hongos fluorescentes, un  rayo nocturno y misterioso empieza a formar un cuerpo de pequeñas partículas de luz, mientras la luna, su madre orgullosa, se tiñe de rojo entre aullidos de los lobos y enervantes vapores que surgen del suelo.
La belleza de ser elfo se encuentra dentro de la nueva creatura, quien conserva la misma imagen pero esta mas relacionado con la noche, recuperando su inmortalidad y dejando de lado la necesidad de carne homónima para vivir y ser joven por siempre.
Esta creatura es la etiqueta “C” y encuentra el final de su formación cuando se cruza con el centauro, mitad hombre mitad caballo, posee la virilidad y fuerza bruta del cuadrúpedo mientras se rige con el pensar y el sentir del humano.

Su nacimiento sigue siendo nocturno, pero en vez de ser formado de partículas luminosas, es arrojado al mundo por una yegua preñada por parte del amo del inframundo, en un cirulo de fuego y hongos fluorescentes, entre aullidos.
Nace con miles de runas formadas en su espalda gracias a su sistema nervioso.

Y aunque parce ser un simple humano, pues el gen de centauro es débil en realidad, posee en su interior la rabia de licántropo, el hechizo del druida, el orgullo del gnomo, la belleza del elfo nocturno y la virilidad del centauro.

O eso creo yo.

Como fue que surgiste?
Descúbrelo.

Saludos azules.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s