Chocolate

… Estoy bajo el influjo de Ek- Chuac. El dios negro del cacao y de la guerra vive ahora en mi…

Paseaba por mi vecindario.
Es un lugar extraño, en donde la gente tiene rostro pero no tiene personalidad, en donde las chicas, la infinidad de chicas de mi edad, tienen cuerpos pero no tienen espiritu, en donde los dias pasan ruidosos, llenos de actividades y de risas pero no dan fruto alguno, es un lugar en donde el tiempo simplemente pasa, hace y deshace pero todo parece seguir igual.

Y a pesar de que mi familia y yo somos los forajidos del sitio, ya que somos las unicas cuatro personas que no se ligan con el vecindario por algun lazo sanguineo, nos hemos posicionado dentro de nuestro vecindario como los raros (bueno, solo mi padre y yo, él es conocido como el señor enojón de la casa bonita y yo como el raro hijo del señor enojón de la casa bonita)  y aunque es dificil llevar una relacion social con los varones del hogar, la gente nos mira como miembros activos del callejon Granada.

Eso pasa siempre antes de las fiestas patronales del pueblo, por    que cuando se avecinana dichas fiestas, el señor enojón de la casa bonita se vuelve el fiero señor enojón de la casa bonita.
No es que seamos aguafiestas ni una familia de “grinches”, de “Scrutches” ni de alguna raza de fieros ogros en contra de la felicidad ajena. Prefiero que se nos dirija con el termino de “Juaristas”.
Luchamos por que se respete nuestro espacio, nuestros esfuerzos del cual todos fueron testigos y por supuesto, seguir con el calificativo de los tipos de la casa bonita.

Los ultimos 3 años que llevo viviendo en el ilustre pueblo de san Andrés han sido lo mismo cuando se avecinan las fiestas. El vecino Don Roque, que seria algo asi como el ancestro gobernante y totalitario de la comarca, cita a toda su familia en su casa, que esta situada a mitad del callejon, para organizar las festividades, que por lo regular comienzan unos dos dias antes del Domingo en que se lleva acabo la fiesta.

Sabemos que sera la fiesta por los chillidos de los puercos.
Los vecinos varones transladan en camionetas un par de puercos enormes y los matan en la casa que esta casi enfrente a la mia. Solo se escucha la agonia de los animales tras ser apuñalados justo en medio del corazon y por supuesto, los gritos desaforados que mas o menos rezan:

-“Cabron, traete la cubeta pa´ hacer moronga!!”

Las vecinas no se quedan atras, pues cuando acaban de desangrar a los puercos, empiezan a partir la carne y a lavar toda la vicera para las fritangas.
En fin, la calle se vuelve de buenas a primeras en un mercado de carne con tributo en forma de trueque. Unos lleva una pierna de puerco y la dejan en la casa grande, otros traen un cazo en donde vacian la manteca, en fin, la calle se vuelve una literal carniceria.

Mas entrada la tarde, toda la calle se llena de aquel olor caracteristico a laurel y naranja, a manteca de cerdo quemada y canciones norteñas al maximo de volumen junto con carcajadas, choques de cascos de caguamas y los primeros ebrios que caminan por las calles mentando madres y bendiciendo al patrón, San Andrés.

La mañana de la fiesta, que se adapta al domingo mas proximo del dia de San Andrés, a las siete de la mañana, la banda que contratan para esa ocasion se pasea por las calles tocando las mañanitas y una que otra pieza, lo cual llena de alegria a los habiantes del pueblo y hace que todos se vean como hermanos (cosa sencilla puesto que como ya lo mencione, casi todos son familia) excepto mi padre, quien solo ve por la limpieza de la calle y de las personas que tiren basura para que, despues de haber pasado la banda, deje la basura justo en la puerta del culpable.

Las calles se llenan de puestos de comida, figurando pozole blanco y rojo en todos los estilos, flautas de carne, quesadillas, pambazos, sopes, tacos de carnitas y barbacoa, gorditas de chicharron, pan caliente de anis, nuez, vainilla y nata, aunque lo mas vendido es sin duda, el vaso enorme de un litro de michelada.

Y una noche de estrellas explosivas, con la gente reunida en la avenida, el atrio de la iglesia y calles aledañas cierra las festividades, entre algodones de azucar, paletas de manzana caramelizada, mas micheladas que gente y risas que invitan a ser una sola carcajada y claro, a sentir en carne propia el placer de vivir.

Y mientras escribo en casa, recordando las festividades pasadas, con una caja de chocolates con galleta y con una diarrea de la fregada.

Saludos azules.

Anuncios

Un comentario en “Chocolate

  1. Spidey dijo:

    Je je… ke cosas suceden en tu rancho, en mi casa sucede algo similar pero con la feria de la colonia.

    Cada año la feria de la colonia (primero de Mayo) pone su circo en la calle principal y para variar llegan como una semana antes, eso porque aprovechan que tendran más clientela al matar dos pajaros de un solo tiro celebrando el día del niño.

    No es que me molesté pero la gente dejá un basurero y creo que cada año es peor la celebración ya que los juegos mecanicos cada vez dan más evidencia de su desgaste que año con año y feria tras feria van adquiriendo y a eso hay que añadirle que la celebración va bien de 10 am a 9pm pero pasadas de las 9pm ponen musica de todo tipo (en especial duranguense y banda) y salen de nose donde los ebrios, mariguanos y gandayas de la colonia.

    Weno creo que esto pasa hasta en las mejores colonias jajajaj XD. Te leo lueguin…

    ::.Your friendly neighbor Spideymang.::

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s