Educar

…Por que educar a las personas? Para que tengan una función específica…

Tratar de definir a la educación de una forma que satisfaga todas las corrientes que enmarca es una labor difícil, casi apocalíptica, que merece de mucho cuidado y de un uso adecuado de las palabras.

Muchas veces y principalmente en el interior del hogar comenzamos por formularnos un concepto, que dependiendo de los antecedentes sociológicos y culturales de las personas que nos rodean se vuelve en una afirmación o en una falacia.

Por ejemplo, en mi casa, cuando era niño se me inculco que una persona bien educada es aquella que obedece, que realiza lo que tiene que hacer basándose en los valores morales que dictan las buenas costumbres y los dogmas de fe.
Y si, este tipo de personas son educadas, pero para un fin y no para si mismas.

Yo tenía esa idea como algo concreto, hasta que escuche otra idea que me pareció aun mejor.
La educación no debe de desembocar en la obediencia ni en la disciplina ni en ninguna otra virtud, sino más bien debe de estar basada en un valor y garantía individual, la educación debe de enfocarse en la libertad.

Y es que es muy cierto que la libertad ha sido, es y será por mucho tiempo un tema controvertido debido a la falta de comprensión del concepto, pero a su vez es una condición humana natural que muchos idealizan como una utopía más del cálido camposanto de las ideas no concretizables y por ende, dejan de buscarla o de pelear por ella si es que la tienen.

Y allí la importancia de educar para ser libre.
Por ejemplo, la persona que es educada para obedecer necesitara siempre quien le de las ordenes para realizarlas, mientras que el que es educado para ordenar estará atado por siempre a quien realice lo que el no es capaz de hacer.
Quien es educado para ser disciplinado pierde su creatividad y su campo visual frente a los problemas, pues esta bajo un régimen sistemático de acción y reacción.
Por el contrario, quien esta educado para ser libre, aprende que en algunas ocasiones tiene que ser obediente, en otras tiene que mandar y actuar, tiene que ver caminos alternos e innovar, sabe que debe de actuar bajo las normas pero no ser lo suficientemente estúpido para tomarlas como verdades.

Y aunque parezca tonto de mi parte, la libertad por principio de cuentas y en el orden en que la analizamos, como forma perfecta de educación, es netamente mental, dejemos que el cuerpo se encargue de su misión perecedera y orgánica y estudiemos sobre la esencia misma del hombre, sus ideas.
Es decir, mientras no liberemos nuestro sentido racional y lo fusionemos con nuestro instinto natural y animal, no lograremos la libertad plena, que nos permitirá tumbar nuestra “mala educación” para conseguir de inmediato la línea recta a las metas perseguidas.

El pequeño análisis que hemos hecho este día servirá solo si llegamos todos a la misma conclusión.
Por principio y en la tierna primavera de nuestros días necesitamos de una orientación o de un modelo, pero pasado algún tiempo tenemos que ser nuestro propio modelo, nuestras propias ideas, nuestro propio ser.
Y quizás eso haga que el hombre se vea por encima de todas las creaturas de nuestro planeta, cada ser es único y cada ser tiene que estar educado para lo que tiene que ser.

Y recuerde, si no coloca un post debajo de este tema, será tomado como signo de mala, de malísima educación.

Saludos azules.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s