La muerte del inmortal (Rechiclaje XD)

Esta madrugada, la playa luce más hermosa que nunca.

La brisa matinal cubre el mágico entorno, mientras se funde con la arena que se niega a ocultar los suelos, pero es un tanto diferente.

Hace frio. Los vendavales del sur han congelado las partículas de agua convirtiéndolas en copos de nieve café, que golpean con fuerza mi rostro.

La playa es pequeña, pero de gran hermosura, me parece verla igual que como cuando era niño, nada ha cambiado aun. Por el suelo puedo ver aun los restos de los amores de anoche, ropas de hombre y mujer por doquier, los preservativos usados y las huellas de que una virgen murió en ese lugar. Los perros pelean fervientemente por las pequeñas tortugas, que inician su batalla en contra de la muerte, mientras son devorados esos pequeños seres que nunca conocerán la frescura del mar.

A lo lejos, puedo ver a los pescadores, que están regresando de la pesca, con las redes a reventar, al igual que sus espaldas, mientras sus mujeres preparan el desayuno.
Todo parece ser cotidiano, pero hay algo que no vi en mi etapa de capullo, y que ahora distingo entre las rocas.
Parece ser un ebrio, un infeliz que goza del alcohol y del sabor a sal que fluye entre los vientos, pero no lo es.
Es un joven, un tanto extraño, parece ser extranjero.

Esta tirado sobre una capa negra, de espaldas, con el torso desnudo, los pies descalzos, bañados de mar. Lo mas gracioso es su falda, tal vez era joto, y por eso lo mataron.

En verdad no se si esta muerto, pero parece estarlo. Tengo curiosidad, su aspecto es demasiado extraño.

En su espalda, se tiñen de negro y rojo dos enormes alas de demonio, con garras en la punta, venas que traspasan de lado a lado aquellas estructuras que mas que dibujadas parecen realidad de mi imaginación. Pero son tatuadas, al estilo brutal de alguna tribu nómada, porque se ve que fueron talladas con una navaja, y la tinta fue insertada antes de cerrar las brutales heridas. En su hombro, veo un símbolo extraño, como los que vimos en la escuela del pueblo. Es una fuente de cristal, con un ojo insertado en el centro, que mana vida. Según recuerdo, es el símbolo de Odín, el dios principal de los nórdicos.

Eso explica muchas cosas. Tal vez sea un guerrero vikingo, o un celta, o quizás sea un escoses fiel a las doctrinas del antiguo Asgard, ahora se por que lo de su falda.

Y también explica su apariencia, me di cuenta mucho después, cuando lo voltee, de que en verdad tiene que ver con esas culturas.

Su rostro, de piel tostada por el sol, estaba cubierto de oscuras barbas, con destellos rojos y blancos. Su cabello, rizado cual las ramitas que cuelgan de la vid, cubría parte del rostro, a pesar de las largas trenzas podridas por la humedad que caían sobre su inerte cuerpo.

A su lado, estaba una katana rota, una inscripción pintada con sangre de lo que parecían ser runas, y un cuero de venado con parte de algunos escritos.

Las runas decían la siguiente frase: “I´m only sleeping”, y el cuero de venado decía lo siguiente:

“… Soy Harald Haagard, el inmortal. Mi padre Odin y mi madre Freya me han enviado a advertir de los infortunios del destino. Soy el cuidador de la fuente de la sabiduría, por la cual mi padre perdiera un ojo para obtener tan preciado don.

He viajado por el mundo entero tratando de aliviar los pesares humanos, y he conseguido tan solo desprecios. Pero mi viaje me ha servido para encontrar cultura y conocimiento de la decadente condición de los mortales. Aprendí que gasto demasiada fuerza al destrozar cráneos con martillo vikingo, y que mi hacha desmiembra lentamente, lo que me dificulta mi capacidad de asalto a gran escala. Por eso deje mis antiguas herramientas, y conseguí una katana, que es ligera, de contacto mortal, y me da mas estilo al pelear.

También aprendí el verdadero origen de la confianza interior de los humanos, les fue brindada por Brahma, un dios hindú que dijo que es lo único que se necesita para que los seres mortales crean en sus nulas capacidades, y sientan que son útiles, solo necesitan confianza y amor propio.

Pero también descubrí maldad, mucha maldad, que fue lo que me trajo aquí, y ante el juramento a mis padres de que no regresaría hasta que todo fuera bueno, he decidido terminar con mi existencia.

La única forma de matar a un ser que no es mortal, es rompiendo su corazón sin hacerlo sangrar, y el mío esta roto por la vida de nómada y exiliado que llevo, por que no he visto mi hermoso Asgard de nuevo, con su entrada de arcoíris y los yaks en la entrada pastando, porque la inmortalidad es el peor castigo que se puede tener y porque mis ilusiones y sueños que me guiaban al inicio han desaparecido, al igual que las ganas de seguir peleando.

He roto mi katana, como signo de que dejare de pelear, no meteré las manos mientras me tragan los perros, y no hare el menor signo de dolor y de miedo cuando vea salir mis entrañas. Todo termino para mí.

Pero antes de partir, quiero hacer la promesa de que volveré, y cuando eso suceda, todo será diferente, todo lucirá tan hermosos como mi Asgard, y mi katana se fundirá a mi brazo, como lo estuvo todo el tiempo que viví…”

Y mientras vuelvo a doblar aquel pergamino que me revelo la muerte de Harald, y recojo los restos inservibles de aquella katana, un aura de luz cubre aquel cuerpo envuelto de hielo matinal y arena mojada. Aquel cuerpo esta dejando de ser material para volverse en espuma del mar, y yo borro con la mano aquel signo de sangre del corazón, que me marca hoy en día.

La playa volvió a quedar vacía, hermosa, extremadamente limpia, las olas han limpiado aquella escena de muerte y lujuria, mientras camino entre las olas, adentrándome al mar.

Y vuelvo a escuchar aquellas palabras que oí antes de ofrendar mi vida sin motivo:

“La muerte del hombre es causa de dolor y de pena, pero tu muerte es un hecho sin precedentes, nunca nadie sabrá que paso, y estas condenado a vivirlo por siempre, a menos que alguien abogue por ti y por tu alma…”

Si, yo soy Harald Haagard…

Esta madrugada, la playa luce más hermosa que nunca.

La brisa matinal cubre el mágico entorno, mientras se funde con la arena que se niega a ocultar los suelos, pero es un tanto diferente…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s