no oscarito, oscarin, oscariño u osquitar, sólo oscar [sin acento, así viene en mi acta de nacimiento].
no la-li-to, lalin, lalo, geras, eddy o edu [a veces ese xD], sólo eduardo.
evita llamarme de la forma que no me agrada, no quieres que te conteste de mala manera, en serio no lo quieres.
si chaparro.
de preferencia blue, siempre.

hijo primogenito nacido en la ciudad de méxico a mitad del invierno del 86 bajo algun zigno de todas las culturas existentes, altamente inducido por el conocimiento, las ciencias exactas, la logica de las cosas, la naturaleza como movimiento del universo y creyente ferviente de la inmortalidad, del karma y de un dios barbado que se impuso ante deidades de hombres en taparrabos.
me gusta creer que mi sangre es un compendio generacional de brujo celta, mercenario sarraceno, caballero escoses, shaman sioux y guerrero jaguar.

intereses particulares por la música, la escritura, el color azul, las computadoras, las hojas de papel, el silencio solitario, el movimiento funk, los tatuajes tribales, la buena ortografía (aunque no la practique), la gelatina (en especial la de frambuesa), los lentes cuadrados de pasta, las mujeres, el cabello rizado, mujeres con lentes cuadrados de pasta y cabellos rizados, las artes marciales, las playeras geek, todo lo geek (predilección por playeras, obviamente), las perforaciónes en los labios, los ojos color de miel y la ironía.

concebido sin ninguna habilidad, propietario de una cultura experimental y volatil, hablo con los dedos, respiro con los ojos y veo con el corazón.
siempre atento de los detalles, de los que son especialmente pasajeros, para hacer de ellos experiencias inolvidables.
distraido por naturaleza.
camino rápido y dejando atrás a la gente.
agresivo pero paciente y calmado.
explosivo sólo con buenos motivos.

no creo en la gente superior, en los niveles, en el poder.
no creo en los sentimientos, pero soy real.
no creo en la verdad absoluta, en los pecados.

confio en que la gente miente al decir que en el cielo ya no se ven las estrellas cuando todas las mañanas me deleito del cielo negro engalanado por pecas de madrugada.

obviamente no soy lo que buscas, lo que necesitas y muy probablemente sea un castigo divino. no te detendre si te marchas ni te haré ver que soy más que lo que ves, más que lo que lees, más que lo que sientes.
y no lo haré porque a pesar de que hay cosas que atesoro cada segundo, no es mi mision principal.
vine a vivir una vida y es lo que trato de hacer, pero no me negaré si mi vida tienes que ser tu.

soy muy poco, pero como todos, una vida no basta para describirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s